Producto de calidad

En la Unión Europea solo se pueden vender las semillas registradas. Y hasta ahora, para registrarse estas debían acreditar ser distintas, estables y homogéneas. Unos requisitos que impedían, entre otras cosas, que los agricultores —en especial aquellos que se dedican a la producción orgánica o ecológica— comercializaran su propia simiente por no ser uniforme.

Pero el Parlamento Europeo ha aprobado recientemente un paquete de medidas, que entrará en vigor en 2021, destinado a favorecer esa producción bio (que rechaza el uso de químicos sintéticos), con un alto valor simbólico. Sobre todo, al recoger la demanda recurrente de los agricultores de poder poner en el mercado sus propias variedades populares, aunque no sean homogéneas, y sin pasar por de registro proceso largo y costoso (podía salir por entre 6.000 y 15.000 euros).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *